1 de diciembre de 2016

A casi un mes, el  sábado 19 de noviembre fue comunicada la lamentable noticia del fallecimiento de Hna. Lola; quien compartió durante muchísimos años en la comunidad parroquial de Las Mercedes su alegría, su dedicación y animo especialmente en el Centro Educativo Virgen de Cotoca – Fe y Alegría; pero quien es la Hermana Lola?


M. Dolores Cano, Franco nació en Murcia, España, el 29 de junio de 1928. Entró en la Congregación de las Hijas de Jesús el día 31 de mayo de 1950. Pronunció sus primeros votos el día 8 de diciembre de 1952 y los votos perpetuos el 8 de diciembre de 1957.
Antes de venir a Bolivia trabajó en los colegios de Elche y Almería, en España. Después fue destinada a Bolivia, donde pasó 48 años. De estos, 34 los pasó  en Montero, trabajando en la educación con los niños y niñas de Primaria. A ella, y a los profesores, estudiantes y Padres de familia con quienes trabajó en el servicio comunitario, le debemos los árboles y jardines que tenemos en Fe y Alegría.
Ella también preparó muchos grupos de niños y niñas para la Primera Comunión y lo hacía con verdadera ilusión y devoción. Esto le permitió relacionarse con sus papás y con toda la familia de esos niños.
Como conoció a varias generaciones y tenía buena memoria, recordaba los nombres y apellidos, de quiénes eran sus padres, sus abuelos..., dónde vivían, etc.

Tenía un carácter afable y alegre y salpicaba las conversaciones con su buen humor y su graciosa pronunciación murciana. Visitaba casi diariamente los cursos de Primaria, desde inicial hasta sexto saludaba a los niños en el patio, por lo que todos la conocían e iban a saludarla y abrazarla. Los últimos años experimentaba la disminución de sus fuerzas físicas y la limitación en el uso de sus sentidos. También la soledad, ya que eran pocas hermanas y trabajaban en el colegio. Se la veía caminando despacio, con el rosario en la mano, contemplando las flores y los árboles. Así era feliz. Pero llegó un momento en que necesitaba mayores cuidados y compañía y las superioras decidieron llevarla a la Cdad. de Cochabamba, donde las Hnas. mayores se acompañan y ayudan unas a otras, además de recibir otros cuidados en la Cdad.
Le costó dejar Montero, pero pronto se adaptó y vivía feliz en la Cdad. Allí ha recibido el cariño de los profesores de Montero, que la han visitado varias veces.



ENREDANDONOS

APRENDER

ARCHIVO DE LAS NOTAS

CONTADOR de VISITAS

LOS MAS VISTOS y VISITADOS

LO MAS RECIENTES